El gran escape

No hablamos de la clásica película bélica con Steve Mc Queen sino de la fuga de Pablo Guede. El ex entrenador azulgrana siguió el rápido camino de salida que algunos otros adiestradores imitaron en el pasado. Recuerdos de otros escapes.

El repaso por los DTs que se escaparon de Boedo.

El repaso por los DTs que se escaparon de Boedo.

En 1975 San Lorenzo tenía como entrenador a Osvaldo Zubeldía, que venía de dirigir al esforzado campeón del Nacional 74. Sin embargo los resultados en el metropolitano no eran buenos y dejó su cargo cerca de finalizar la primera rueda. Luego de un breve interinato de Bettinotti, el club contrató al reconocido técnico internacional uruguayo Scarone.

El oriental con pergaminos, había adiestrado entre otros a Nacional y Peñarol de su país y a la propia Selección celeste y peruana. Roberto Scarone (que durante su corto paso tuvo una mala relación con el plantel y la dirigencia) asumió en la fecha 21 con derrota ante Independiente por 1 a 2 y por 7 fechas fue el Director técnico. De forma insólita, dos días antes de un partido pidió permiso para ir a Montevideo y nunca regresó!

Diferente fue el caso de Juan Carlos “Toto” Lorenzo que venía dirigiendo en la B al equipo azulgrana que buscaba retornar a primera. Luego de 18 fechas en el torneo de ascenso, el “Toto” privilegió el dinero fresco que le ofrecía Vélez y abandonó sorpresivamente el “timón” que luego tomó Yudica para la gloria.

Otro caso de película es el de Velibor “Bora” Millutinovic, el pintoresco entrenador yugoslavo que venía de dirigir a la Selección mexicana en el Mundial 86. Bora llegó a mitad de 1987 para entrenar al equipo camboyano de Perazzo, Chilavert, Ortega Sanchez, Malvárez y Siviski entre otros y por poca más de dos meses se calzó el buzo de DT.

Luego de adiestrar los primeros 8 partidos (con 4 victorias y 4 empates!), el último de ellos con victoria recordada ante Boca por 1 a 0 y en la que fue tapa de El Gráfico, Bora se escapó sin decir nada para Italia contratado por el Udinese, ante el estupor del presidente Miele que no entendía la actitud insólita del fugado yugoslavo.

En 2008, unos diez días después de la eliminación en cuartos de final de la Copa Libertadores ante Liga de Quito, Ramón Díaz apeló a su “clásico” hasta luego para poner fin a su ciclo de entrenador en el club, que venía deteriorado por la mala relación con el plantel. El riojano (con las espaldas anchas por el título del Clausura 2007) dejó así para sorpresa de algunos un barco que se le estaba yendo de las manos, pero repitiendo a su vez una actitud repudiable de escape que reitera siempre ante situaciones complicadas.

El último fugado de este boletín previo a Guede, es el hoy entrenador de la Selección chilena, Juan Antonio Pizzi (otro especialista en el arte del escape) que luego de obtener el angustioso título de campeón del Inicial 2013, desapareció para asumir de forma acelerada en el Valencia de España. Su desprolijidad y falta de respeto al club se asimila en mucho a la de este personaje sin recorrido que nos dejó hace pocas horas.

Leandro D´Ambrosio

@LeanDAmbros

Periodista egresado del Círculo de Periodista Deportivos. Es investigador de la historia azulgrana. Ha trabajado en distintos medios radiales, gráficos y webs vinculados a San Lorenzo. Autor del Libro de Oro de San Lorenzo (Editorial Perfil, 2013), un completo repaso por todos los partidos jugados por el Ciclón.

Comentarios
redes sociales
-